Retornando al 13 de diciembre de 1828

El 13 de diciembre de 1828, era ejecutado si ningún tipo de juicio, sino solamente por medio de la prepotencia de las armas el gobernador de Buenos Aires Manuel Dorrego. Este nombre tal vez sea para muchos una figura poco conocida de nuestra historia, apenas una modesta avenida que comienza en Warnes y termina en la avenida Lugones. Sin embargo, participó en la la lucha por la independencia de Chile, cruzó los Andes antes de San Martín, fue el mejor (tan valiente como desafiante) oficial de Belgrano, precedió a Güemes en la guerra de guerrillas en el norte del país, fundó el primer partido popular, y combinaba en sus ideas lo mejor del nacionalismo y liberalismo bien entendido. Su obstinación por mantener la integridad del territorio (es decir incluir lo que hoy es Paraguay, Río Grande Do Sul y Uruguay en una misma nación), su temperamento tan confiado hasta la ingenuidad y el personalismo de los caudillos no fueron suficiente apoyo para su gestión. la La historia oficial y aun las alternativas en general lo habían condenado al olvido o a la minimización de su figura. Por eso creo que es tan importante simbólicamente que el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano lleve su nombre.

Con la muerte de Dorrego, explota la guerra entre unitarios y federales, y dos países quedan claramente definidos en uno. Los civiles una especie de sanedrín porteño y Lavalle un tipo de Pilato criollo no midieron las consecuencias terribles que tendría ese muerte. Dorrego antes de ser ejecutado pide para que las ofensas de sus enemigos no les sean contadas. ¿Qué hubiera pasado si Lavalle hubiera detenido al pelotón de fusilamiento? Si los conspiracionista unitarios, hubiesen tenido un mayor espíritu democrático, si hubieran apoyado un genuino avance hacia la proclamación de una constitución federal? Si hubiesen resignado por un momento sus odios viscerales, y sus intereses cortoplacistas. El resultado a mediano término fue, no la mano inteligente y federal de Dorrego, sino la férrea confederación liderada por Rosas. Aprenderán alguna vez los unitarios argentinos?

Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano

Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano

Comentarios

Comments powered by Disqus